día mundial de la diabetes 2016

día mundial de la diabetes 2016

sábado, 4 de octubre de 2014

la diabetes no discrimina, no lo hagas tú


Como podemos ver, la diabetes no discrimina. No importa el sexo, edad, religión, dónde hayas nacido o en qué país vivas, el estatus socio-económico, si tienes estudios o no; simplemente ella viene y se instala como aquella visita que vino para quedarse, sin que nadie la invitara. Así es, la diabetes no discrimina, no lo hagas tú con las personas que tenemos diabetes.

Ya sé, muchos dirán que la discriminación no existe, que vivimos en un mundo en que todos somos iguales y bla, bla, bla...resultado: viven en una utopía porque todos sabemos que no es así. 

Quizá, a muchos de ustedes les parecerá extraño o casi imposible mencionar: ¿DISCRIMINACIÓN en estas épocas y ante algún tipo de enfermedad crónica?. Lo sé, suena retrogrado, pero lamentablemente estas situaciones se dan más seguido de lo que imaginan y, sobre todo, en países donde estas patologías crónicas son casi una incógnita para el resto de la población que no la padece, no tratan de informarse al respecto (a menos que algún familiar sea recién diagnosticado), los mitos y desinformación que surgen alrededor de ellas y que, como una gran bola de nieve, se vuelve cada vez más grande. 
¿Alguna vez has experimentado una situación de discriminación por llegar con tu compañera de viaje: la diabetes? Pues quizá nadie la invitó directamente pero, como lo sabemos, ella siempre va con nosotros, no importa el camino que nos toque recorrer: el estudiantil, el laboral, el sentimental, el amical, el profesional, etc. 

Como ya deben saber muchas de las personas que tienen diabetes, muchas veces tenemos que decirle a nuestra compañera de aventuras que se quede quieta y no de signos de vida para poder ir a una entrevista de trabajo, salir con alguien y que ese alguien no salga "corriendo" ante el nombre de nuestra compañera, pues la desinformación es muy grande, sobre todo, en países latinos como el nuestro. Además que en lo primero que la mayoría piensa es en el abuelo, la hermana de los abuelos o el tío de setenta y pico de años que perdieron la vista, una pierna, un dedo, que terminan hospitalizados, etc y esa imagen se traslada a nosotros, sin saber que hay diferentes tipos de diabetes y avances tecnológicos. 

Pero ¿cómo no desinformar y explicar las diferencias entre un tipo de diabetes y las complicaciones? Pues es simple, creando más campañas de información, comenzando por decir qué es la diabetes y que, hoy en día, ya no es una sentencia de muerte, como hace muchas décadas atrás.

También depende en qué país uno viva, pero es obvio que en muchos de nuestros países latinoamericanos el sector salud no se encarga de este tipo de campañas porque existen otras enfermedades, muchas de ellas mortales, que aún no se han erradicado y creo que también es un tema de cantidad de población afectada por determinadas patologías, ya sean crónicas o no. En el caso de la diabetes tipo 1 en Perú, hasta donde yo sé, no somos un porcentaje alto; estoy casi segura (y es una opinión personal) que ese porcentaje no es tan significativo por no ser diagnosticados nunca o a tiempo. Mientras que la diabetes tipo 2 ya tiene que ver con otros factores, como lo he comentado en post anteriores.

Creo que más de uno de nosotros decidimos contar nuestras historias, experiencias, errores (para que los demás no los cometan) y cómo es, no sólo nuestra vida con esta compañera, sino la de nuestra familia y las personas que están a nuestro alrededor para que las personas se puedan informar. 

Además de acercar la información que surge a nivel mundial y muchas veces en otros idiomas, logramos poner esta información más cerca al resto dando a conocer actividades, avances tecnológicos, grupos de apoyo por internet, campañas en otras partes del mundo y poder formar parte de esta gran comunidad, así como informar. Así nacieron muchos blogueros que abordan la diabetes para poder ir eliminando mitos, educar e informar y, sobre todo, poder apoyarnos entre todos.

Es por ello que muchas veces las personas que tenemos diabetes preferimos mantener esa información al margen, sobre todo aquellos que vivimos en sociedades aún "retrogradas" para algunos temas, como los de índole médico. 
Obvio que hay sociedades avanzadas que dan igualdad de oportunidades a todos y eso es precisamente porque están informadas...Pero ¿qué podemos esperar de una sociedad que aún restringe simplemente por ser diferentes?

Pero ¿saben qué?, como dice el cartel, somos iguales a ti, sólo que con un estilo de vida diferente, eso es todo y nadie debe sentir vergüenza por padecer de alguna enfermedad crónica. Si algo me han enseñado los años, es que al final soy igual que muchas de mis amigas, compañeros, colegas, etc, sólo que, como diría la gran cantante Celia Cruz, con una pizca más de ¡"azúcar"!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tus comentarios. Así nos ayudas a mejorar cada día. Gracias!