día mundial de la diabetes 2016

día mundial de la diabetes 2016

jueves, 15 de mayo de 2014

mantras y más - #dblogweek día 4

Ayer hablamos sobre cómo la diabetes puede traernos abajo. Hoy vamos a compartir lo que nos ayuda a sobrellevar un duro día de trabajo. O más específicamente, un día duro en nuestra vida con diabetes. ¿Hay algo positivo que te dices a ti mismo? ¿Hay mantras que echar mano para ayudarte a superar? ¿Hay algo específico que haces cuando tu estado de ánimo necesita un impulso? Tal vez lo hemos hecho y podemos ayudar a que los demás también lo hagan? (Gracias a Meri de Our Diabetic Life por sugerir este tema.)

Veamos...un mantra es una palabra sánscrita que se refiere a sonidos (sílabas, palabras, fonemas o grupos de palabras) que, según algunas creencias, tienen poder psicológico o espiritual. Los mantras pueden tener o no significado literal o sintáctico.
El término mantra proviene de man-("mente" en sánscrito) y el sufijo instrumental -tra. Se utiliza ante todo para designar las fórmulas en verso y en prosa que se pronuncian durante las ceremonias litúrgicas; esto no debe soprendernos si consideramos que precisamente es en los rituales donde los gestos, palabras y pensamientos adquieren su máxima eficacia (según Wikipedia).

Cuando tengo un día muy duro con mi diabetes y me siento totalmente abrumada y quiero "tirar la toalla", suelo decirme a mí misma: 
                                    "Un paso a la vez, un día a la vez...Cath".

Ya saben cómo es un día en nuestras vidas...te despiertas y ya estás pinchándote el dedo para ver tu glicemia en el glucómetro, de acuerdo a ella y contando los carbohidratos de lo que vas a desayunar decides cuántas unidades de insulina tendrás que inyectarte. Luego de 2 horas (glicemia postprandial) si tu glucosa está en rango es un día soleado y sin ningún inconveniente; pero si tu glucosa está fuera de rango y anda por los cielos empiezas a tratar de descifrar en qué parte de la ecuación te equivocaste (¿calculé mal los carbohidratos? ¿calculé mal la dosis de insulina? o ¿me equivoqué al inyectarme? ¿olvidé inyectarme?). Cualquier decisión que tomamos durante el día nos afecta para lo que queda del día (aunque muchas personas no lo entiendan). Entonces comienzan estas montañas rusas incontrolables de glucosa y la alarma del sensor suena alertando que la glucosa está subiendo o bajando y debemos hacernos una prueba de glucosa capilar (pincharnos el dedo nuevamente) para estar seguros. Muchas veces esto no sólo sucede durante el día sino durante la noche. Es allí cuando creo que pierdo más la paciencia, pues además de todo está el factor sueño...una noche de sueño interrunpida por una alarma que nos avisa que estamos en hipo o hiperglicemia y el tiempo que debemos estar despiertos hasta encontrar un número en rango es bastante agotador a todo nivel.
Pero en ocasiones, cuando ya siento que todo se me viene encima y tengo ganas de patear la microinfusora de insulina junto con su gran amigo el sensor, sé que alcancé el punto máximo de desesperación y necesito relajarme. Es ahí donde me tomo un tiempo, me siento, me coloco en posición yoga de flor de loto y comienzo a respirar pausadamente, para luego emitir ese mantra que parece que todo lo resuelve Om.
El om es el símbolo de los esencial en el hinduismo. Significa unidad con lo supremo, la combinación de lo físico con lo espiritual. Es la sílaba sagrada, el primer sonido del Todopoderoso, el sonido del que emergen todos los demás sonidos, ya sean de la música o del lenguaje (según Wikipedia).
Así que yo les sugiero que si no les gusta la meditación, al menos tomen un paso a la vez...tomen un día a la vez. Ojalá eso los pueda ayudar tanto como me ayuda a mi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Dejanos tus comentarios. Así nos ayudas a mejorar cada día. Gracias!