día mundial de la diabetes 2016

día mundial de la diabetes 2016

viernes, 30 de noviembre de 2012

diagnosticada...¡por fin!

continuación de...haciendo memoria

Esa misma tarde ya estaba volando rumbo a Lima con mi mamá. El vuelo duró como hora y media (más o menos), pero para mi fue interminable. Creo que hasta el día de hoy (y miren que han pasado, nada más y nada menos que, 30 años) ha sido el peor viaje que he experimentado por lo aires. Además, de sentirme "literalmente" enferma, empecé a no poder respirar en el avión. Esa sensación me desesperaba y sentía que me ahogaba y mi mamá ya no sabía cómo ayudarme. Recuerdo que le pidió a la azafata servilletas o pañuelos de papel para ver si de esa forma me calmaba el tema de la nariz. Recuerdo muy bien ese pedido porque la señorita iba y venía y nada de servilletas. 

Sospecho que en ese entonces la calidad del servicio no era un tema primordial para las aerolíneas, ya que eran casi un monopolio, ups!. Pero sigamos...



Hasta que nuevamente la azafata volvió a pasar por nuestros asientos y mi mamá le hizo el pedido por enésima vez (muy cordialmente, eso sí) y nos trajo casi un paquete entero de servilletas (NO muy cordialmente). ¿Cómo es la mente, no? recordar algo así de una forma tan detallada es casi imposible a esa edad. Pero les aseguro que esa sensación de falta de aire y que no sólo se me iban resecando las palmas de las manos sino todo el cuerpo, no se olvida así por así. Sentía que me estaba deshidratando, osea que de ser una uva (y no me refiero a la forma cuasi redondeada porque estaba más consumida que perrito callejero) en ese vuelo me convertí en una pasa (figurativamente hablando, claro). Hasta que por fin, el avión aterrizó en Lima. Un poco más y salgo corriendo por la puerta con tal de respirar algo de aire de verdad. Aquí hago un pequeño paréntesis: en aquella época no existían las mangas que hoy en día colocan y permiten que uno salga directo de la puerta del avión a las instalaciones del aeropuerto. En aquel entonces, uno bajaba las escaleras del avión y caminaba en plena pista de aterrizaje hasta entrar a las instalaciones del aeropuerto al que había llegado.

Mis abuelitos estaban esperándonos y, por lo que me cuenta mi mami, se sorprendieron al verme tan apagada, demacrada y delgada. De frente nos fuimos al consultorio del médico con el que habían sacado una cita (un pediatra, obviamente). Cuando llegamos y mi mami dio todos los síntomas, el doctor, sin ninguna prueba de sangre ni nada, le adelantó a mi mamá que podía tener DIABETES, pero necesitaba hacerme las pruebas correspondientes en la clínica al día siguiente. Mi mami no tenía idea de qué significaba tener diabetes. Esa noche habló por teléfono con mi papá y le comentó lo que había dicho el médico. Ambos estaban en shock y peor estando separados geográficamente, en ese momento. Mi hermana terminó de dar sus exámenes en el colegio y al día siguiente viajó con mi papá a Lima. Cuando ellos llegaron, ya estaba internada en la clínica y diagnosticada con diabetes mellitus insulino dependiente, juvenil o tipo 1 (como se le llamaba en aquel entonces). Creo que dentro de todo, mis papás, abuelitos y familia en general estaban tranquilos de que fuera diagnosticada...¡por fin! después de más de un mes sin que níngún médico pudiera decirme qué tenía. Pero por otro lado, estaban totalmente confundidos, angustiados y sin saber qué hacer cuando les dijeron que me tenían que inyectar una hormona llamada insulina (en aquel entonces sólo existía la insulina porcina o bovina) y que así iba a ser el resto de mi vida. Además de no poder comer dulces y tener que llevar una dieta estricta. Si ellos estaban confundidos, imaginen cómo estaba yo, pues no entendía nada de lo que me estaba pasando en esa clínica.

Gracias a Dios no llegué a un coma diabético, pero llegué a un momento en mi corta vida que tuve que asumir que tenía una enfermedad incurable (hasta el día de hoy sigue siendo así), que una enfermera iba a ir todas las mañanas a mi cuarto a colocarme una inyección y que luego lo harían mis papás cuando ya estuviera en casa (y ellos ya hubieran aprendido a hacerlo). Que no iba a poder comer dulces nunca más y que encima iba a tener que acostumbrarme a una dieta estricta.

Lo increíble es que en ese entonces asumí responsablemente mi enfermedad y todo lo que implicaba mi salud ...y eso para una niña de 5 años 11 meses no es nada fácil. Pero no sólo cambió radicalmente mi vida, sino que hice que la vida de mis papás y mi hermana diera un vuelco al tener que mudarnos a Lima a vivir y a empezar de nuevo, gracias a Dios con la ayuda de mis abuelitos. Creo que el cambiarle la vida a mi familia fue lo que más me dolió (además de las inyecciones, ¡obvio!).

Esa vida antes del diagnóstico quizá era perfecta para mi porque no suponía médicos, inyecciones, controles, clínicas, cambiar de colegio a medio año, alejarme de mis amigos y tantos cambios en tan poco tiempo. Es por ello que para mi sí existió un antes, que quizá no era tan ideal y perfecto como pensaba, y un después que no pedí y que ha hecho que durante muchos años - de vez en cuando y de cuando en vez - me pregunte ¿por qué a mí? (para qué negarlo).

lunes, 26 de noviembre de 2012

haciendo memoria

Resulta ligeramente difícil hacer memoria de algo que sucedió hace unos 30 años atrás, cuando aún era una niña, pues es revivir el pasado con el hecho que marcó no sólo mi vida, sino la vida de todos a mi alrededor: mi familia. Pero es importante que conozcan cómo se dieron las cosas y por ello lo voy a compartir con ustedes: lo que recuerdo y lo que mis papás me han contado.

Pensé en que sería un poco más fácil escribir acerca de la época en que fui diagnosticada y cómo sucedieron muchas de las cosas en aquel entonces, pero no resultó siendo así. Increíblemente, algunos de mis recuerdos están casi intactos y asumo que otros simplemente los guardé en una caja que permaneció sellada por muchos años.

A diferencia de muchas personas que fueron diagnosticadas con diabetes a temprana edad, yo sí recuerdo una vida antes de este cambio de dirección, es decir, una vida sin diabetes tipo 1.
Mi diagnóstico dejó impreso un antes y un después, eso suele pasar con los hechos importantes que nos marcan de por vida, ¿no?


Eran los años 80 y mi familia y yo vivíamos en una provincia al norte de Lima (la capital del Perú) por motivos de trabajo de mi papá. Un lugar cálido, no sólo por su gente sino por el clima, pero a veces llegaba a hacer mucho calor. Llegué de año y medio y tuve que regresar a Lima un  mes antes de cumplir los 6 años. En mi mente, este periodo de tiempo fue de una vida pefecta (aunque ésta no exista del todo en la realidad, pero sí en nuestro imaginario colectivo).

Vivir en provincia es totalmente diferente a vivir en la capital. Todos se conocen, se ayudan, casi no hay tráfico, podíamos andar en bici sin problemas, era una vida más tranquila y sin la premura del tiempo y las distancias. Y lo más bonito de todo es que hicimos muy buenos amigos con quienes siempre compartíamos fines de semana en familia, la piscina en el club después del cole, etc. ¿Una vida más sana y en familia?...quizá se pueda describir así.

Siempre fui una niña inquieta, fanática de los dulces (no por eso me dio diabetes, pero lo explicaré en otro post), juguetona y con mi hermana siempre encontrábamos la manera de pasarla bien y divertirnos. De un momento a otro, en junio de 1982 empecé a estar muy cansada, sin energía, me quedaba dormida en cualquier lugar y momento del día. Por ejemplo, en el colegio a veces mis profesores me encontraban durmiendo encima de la carpeta (pupitre) en el salón de clases, lo cual les sorprendía mucho; empecé a tomar mucha, pero mucha agua, e ir al baño a cada rato y a cualquier hora (incluso varias veces durante la madrugada). Mi mami me cuenta que era una sed excesiva y que curiosamente tenía olor a manzana en el aliento, un aroma muy particular. Sumado a todo esto, mi apetito aumentó de manera exponencial  (no era de comer mucho antes de este episodio y a veces mi mami me tenía que perseguir para que terminara lo que me había servido en el plato), pero al mismo tiempo empecé a perder peso de forma repentina, tanto así que mi mamá me comenta que llegó un momento en que me podía contar las costillas de lo delgada que estaba.

Ya para ese entonces, había recorrido todas las especialidades médicas (quién hubiera dicho que años después iba a hacer los mismos recorridos con el paso de los años...y no precisamente porque sea representante médico o algo por el estilo). En fin, pasé por muchos médicos, análisis, pruebas, rayos X, etc. Y sólo podían descartar diversos diagnósticos, pero ningún médico podía decirme qué era lo que me estaba sucediendo o qué tenía. Así que ante tal desconocimiento médico y mis papás viendo que cada día me consumía más, decidieron que viajara a Lima una tarde, de un momento a otro. Recuerdo muy bien ese instante, estaba en época de exámenes en el colegio y mi papá le dijo a mi mami "te vas esta misma tarde a Lima". Y así fue, mi papá se quedó con mi hermana - quien estaba en plenos exámenes de medio año - y mi mami y yo nos subimos a un avión cuyo destino final era Lima, donde mis abuelitos nos esperaban.

...(continuará).

sábado, 24 de noviembre de 2012

estadísticas alarmantes...

La Federación Internacional de Diabetes (FID), cada año, actualiza El Atlas de la Diabetes de la FID dándonos a concer algunas estadísticas importantes a tener en cuenta:
  • En el 2011, 366 millones de personas tenían diabetes; en el año 2012 más de 371 millones de personas tienen diabetes; y para el 2030, esta cifra habrá aumentado hasta alcanzar los 552 millones.
  • El número de personas con diabetes está aumentando en todos los países.
  • La mitad de las personas con diabetes no han sido diagnosticados.
  • La diabetes tipo 2 representa alrededor del 85 al 95% del total de casos de diabetes en países de ingresos altos y podría ser responsable de un porcentaje aún mayor en países de ingresos medios y bajos.
  • La diabetes tipo 1, aunque es menos frecuente que la diabetes tipo 2, aumenta cada año, tanto en los países ricos como en los pobres.
  • En la mayoría de los países de ingresos altos, la mayor parte de las personas con diabetes de los grupos de edad más jóvenes tiene diabetes tipo 1.
  • Del 5 al 10% del total de pacientes con diabetes, viven con diabetes tipo 1.
  • Cada año, más de 15,000 niños y 15,000 adultos – 80 personas aproximadamente por día – son diagnosticados con diabetes tipo 1 en los Estados Unidos.
  • La tasa de incidencia de la diabetes tipo 1 entre los niños menores de 14 años se estima que aumentará en un 3% anual en todo el mundo.
  • La diabetes ha causado 4,6 millones de muertes en 2011 y 4,8 millones de personas murieron a causa de la diabetes en 2012.
  • La diabetes tuvo un costo de al menos 465 mil millones de dólares en gastos relacionados a la salud en 2011. Mientras que durante el 2012, más de 471 mil millones dólares se gastaron en salud para la diabetes.

viernes, 23 de noviembre de 2012

tipos de diabetes

No todos los que tenemos diabetes somos iguales. Y esto se debe a que hay tres tipos principales de diabetes mellitus con diversas características:
  • diabetes mellitus tipo 1
  • diabetes mellitus tipo 2
  • diabetes mellitus gestacional (DMG)
diabetes mellitus tipo 1
La diabetes tipo 1 (DT1) es causada por una reacción autoinmune, en la que el sistema de defensas del organismo ataca las células β, productoras de insulina del páncreas. Como resultado, el organismo deja de producir la insulina que necesita. La razón por la que esto sucede no se acaba de entender. La enfermedad puede afectar a personas de cualquier edad, pero suele aparecer en niños o jóvenes- adultos. Con este tipo de diabetes necesitamos inyecciones de insulina a diario (más de una vez al día) con el fin de controlar los niveles de glucosa en nuestra sangre. Sin insulina, una persona con diabetes tipo 1 muere.
La diabetes tipo 1 suele desarrollarse repentinamente y podrían presentarse síntomas como: 
  • sed anormal y sequedad de boca
  • micción frecuente
  • cansancio extremo / falta de energía
  • apetito constante
  • pérdida repentina de peso
  • olor a frutas en el aliento
  • infecciones recurrentes
  • visión borrosa
Vivir con DT1 es un desafío constante. Las personas con la enfermedad debemos balancear cuidadosamente las dosis de insulina (ya sea mediante inyecciones múltiples o por infusión continua a través de una bomba de insulina) con la comida y las actividades diarias durante todo el día y noche; todos los días. También debemos medir nuestra glucosa (azúcar) en sangre pinchándonos el dedo para la sangre ocho o más veces al día (prometo un post dedicado a esto de los pinchazos). A pesar de esta atención constante, aún corremos el riesgo de niveles de azúcar altos o bajos en la sangre, los cuales pueden ser potencialmente mortales.
El número de personas que desarrollan diabetes mellitus tipo 1 aumenta cada año. Las razones para que esto suceda siguen sin estar claras.

diabetes mellitus tipo 2
La diabetes tipo 2 es el tipo más común de diabetes. Suele aparecer en adultos, pero cada vez más hay más casos de niños y adolescentes. En la diabetes tipo 2, el organismo puede producir insulina pero, o bien no es suficiente, o el organismo no responde a sus efectos, provocando una acumulación de glucosa en la sangre.
Las personas con diabetes tipo 2 podrían pasar mucho tiempo sin saber de su enfermedad debido a que los síntomas podrían tardar años en aparecer o en reconocerse, tiempo durante el cual el organismo se va deteriorando debido al exceso de glucosa en sangre. A muchas personas se les diagnostica tan sólo cuando las complicaciones diabéticas se hacen patentes.
Aunque las razones para desarrollar diabetes tipo 2 aún no se conocen, hay varios factores de riesgo importantes. Éstos son:
  • obesidad
  • mala alimentación
  • falta de actividad física
  • edad avanzada
  • antecedentes familiares de diabetes
  • nutrición inadecuada durante el embarazo, que afecta al niño en desarrollo
En contraste con las personas con diabetes tipo 1, la mayoría de quienes tienen diabetes tipo 2 ingieren pastillas para regular sus glucosas; no suelen necesitar dosis diarias de insulina para sobrevivir. Sin embargo, para controlar la afección se podría recetar insulina unida a una medicación oral, una dieta sana y el aumento de la actividad física.
El número de personas con diabetes tipo 2 está en rápido aumento en todo el mundo. Este aumento va asociado al desarrollo económico, al envejecimiento de la población, al incremento de la urbanización, a los cambios de dieta, a la disminución de la actividad física y al cambio de otros patrones de estilo de vida.

diabetes mellitus gestacional
Se dice que una mujer tiene diabetes mellitus gestacional (DMG) cuando se le diagnostica diabetes por primera vez durante el embarazo. Cuando una mujer desarrolla diabetes durante el embarazo, suele presentarse en una etapa avanzada y surge debido a que el organismo no puede producir ni utilizar la suficiente insulina necesaria para la gestación.
Ya que la diabetes gestacional suele desarrollarse en una etapa avanzada de la gestación, el bebé ya está bien formado, aunque siga creciendo. El riesgo para el bebé es, por lo tanto, menor que los de cuyas madres tienen diabetes tipo 1 o tipo 2 antes del embarazo. Sin embargo, las mujeres con DMG también deben controlar sus niveles de glicemia a fin de minimizar los riesgos para el bebé. Esto normalmente se puede hacer mediante una dieta sana, aunque también podría ser necesario utilizar insulina o medicación oral.
La diabetes gestacional de la madre suele desaparecer tras el parto. Sin embargo, las mujeres que han tenido DMG corren un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 con el paso del tiempo. Los bebés nacidos de madres con DMG también corren un mayor riesgo de obesidad y de desarrollar diabetes tipo 2 en la edad adulta.

Espero que esta información les haya aclarado en algo el panorama del mundo de la diabetes. Y recuerden que la diabetes tipo 2 se puede prevenir y pueden reducir el riesgo de desarrollarla con estos simples consejos:

Fuentes:
Federación Internacional de Diabetes
American Diabetes Association
Joslin Diabetes Center

miércoles, 21 de noviembre de 2012

¿qué es la diabetes?

¡Hola a todos los dulces y no tan dulces! En realidad este post va dirigido a todos ustedes, pues quiero hablarles de la "diabetes", pero no contándoles mis experiencias con ella, sino presentándola -como algunos dirían - en sociedad. Me parece importante que quede claro para todos nosotros qué es la diabetes y qué sucede en nuestro organismo. Así que aquí vamos.

¿qué es la diabetes?
Diabetes es la palabra utilizada comúnmente para identificar varios trastornos metabólicos en los cuales el organismo no produce insulina, o no utiliza de modo efectivo la insulina que produce. La insulina se produce en el páncreas endocrino y es secretada por las células beta de los Islotes de Langerhans.
Se caracteriza por niveles de azúcar (glicemia) en la sangre anormalmente altos. Se la conoce como "diabetes mellitus": diabetes deriva de la palabra griega sifón, que describe la sed excesiva y la micción frecuente que produce la enfermedad, y mellitus, que significa miel en latín, debido a que la orina contiene azúcar y su sabor es dulce.
Esencialmente, la diabetes modifica el modo en que el organismo utiliza los alimentos.
La insulina es la clave del problema, puesto que la función de la insulina en el organismo es ayudar a que la glucosa penetre en las células donde se utiliza para producir energía.

¿qué sucede con la diabetes?
Todos necesitamos insulina, una hormona que elabora el páncreas, para movilizar la glucosa de la sangre a las células del organismo. El organismo de las personas con diabetes tiene escasa (diabetes tipo 2) o nula producción de insulina (diabetes tipo 1). Cuando nos alimentamos, durante el proceso digestivo se descomponen los carbohidratos en glucosa, que pasa al torrente sanguíneo en el intestino delgado. En la sangre todos tenemos glucosa proveniente de los alimentos.


En una persona sin diabetes, la insulina funciona correctamente, los niveles de glucosa aumentan y disminuyen en forma normal, a medida que la insulina mueve la glucosa hacia el interior de las células para producir energía.


La insulina es la llave que abre la célula para permitir el ingreso de glucosa. El organismo de las personas con diabetes tiene escasa o nula producción de insulina.
La llave para abrir la célula no funciona y, por lo tanto, los niveles de glucosa se acumulan en el torrente sanguíneo y se elevan produciendo la hiperglicemia. Los niveles de glucosa tan altos en los diabéticos tienen un efecto tóxico que deteriora los diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo y puede llevarnos al coma y la muerte.
Así que ahora que ya sabemos un poco más de como funciona nuestro metabolismo respecto a la glucosa, insulina y las células, prometo un siguiente blog explicándoles los distintos tipos de diabetes que existen y los síntomas de esta enfermedad.

lunes, 19 de noviembre de 2012

¿alguna señal?

Hola a todos nuevamente. Disculpen que haya estado sin escribir por varios días, que no haya dado ninguna señal de vida, pero tuve que atender un asunto personal (no relacionado con mi diabetes, felizmente) y me fue imposible escribir.
Supongo que no todo lo que lean en este blog será acerca de mi diabetes (de vez en cuando podré contarles otras cosas, otros aspectos de mi vida), aunque como la diabetes siempre participa tan activamente en mi vida por más que quiero mandarla de vacaciones hace años y por un buen tiempo....pero es terca y no quiere dejarme :) ...creo que es porque después de 30 años juntas se sentiría un poco sola viajando en esa montaña rusa y ya se acostumbró a mi compañía...el colmo!
Ahora hablando en serio, existen otros aspectos en mi vida que también dan giros inesperados y hacen que cambie de dirección y tenga que tomar la decisión de por dónde seguir, pero ya les iré contando más adelante.
Todos nosotros tomamos miles de decisiones todos los días y a cada instante, sólo que no nos percatamos. Lo hacemos desde que nos despertamos hasta que nos acostamos (¿sastre o ropa casual?; qué desayunamos, almorzamos o cenamos; regresamos a casa o vamos al cine, teatro, etc; caminamos o vamos en auto y así sucesivamente).
Créditos: @diabetesabordo
Por ejemplo, en este momento he tenido que tomar una decisión: dejar de escribirles, tomarme una muestra de glucosa o una glucometría porque empecé a sentirme un poquito mal y ¡BINGO! ahora tengo que atender una bajada de glucosa (hipoglicemia) de 74mg/dl para que los números no se vayan a pique. Así que me tengo que despedir, pero prometo volver pronto.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

educación y prevención de la diabetes

La educación y la prevención de la diabetes (tipo 1, tipo 2, gestacional, etc) es el tema del Día Mundial de la Diabetes para el periodo de 2009 al 2013. La campaña realiza un llamamiento a todos aquellos responsables de la atención diabética a entender la diabetes y tomar control.
Para las personas con diabetes este es un mensaje sobre la capacitación a través de la educación.
Para los gobiernos el eslogan es una llamada para implementar estrategias y políticas efectivas para la prevención y el control de la diabetes para salvaguardar la salud de los ciudadanos con o en riesgo de desarrollar diabetes.
Para los profesionales de la salud es un llamamiento para mejorar su conocimiento a través de recomendaciones basadas en evidencia, y poner dichas recomendaciones en práctica.
Para el público en general el eslogan en una llamada a entender el serio impacto que representa la diabetes y saber, si es posible, como evitar o retrasar la diabetes y sus complicaciones.
Los dejo con este video que nos muestra de una forma super didáctica lo que debemos hacer y saber para prevenir la diabetes (en el caso del tipo 2) y para retrasar las complicaciones.

logotipo del día mundial de la diabetes

Muchos se preguntarán por qué el logotipo del día mundial de la diabetes es un círculo azul, no?  Pues este círculo azul es el símbolo mundial de la diabetes que fue creado como parte de la campaña de concientización "Unidos por la Diabetes".
El logotipo fue adoptado en 2007 para conmemorar la aprobación de la Resolución de Naciones Unidas sobre el Día Mundial de la Diabetes. Se trata de un simple icono que puede adaptarse fácilmente; el círculo simboliza la vida y la salud. El color azul representa el cielo que une a todas las naciones. El círculo azul encarna la unidad de la comunidad internacional de la diabetes en respuesta a la pandemia de la diabetes.

feliz día mundial de la diabetes


Collage de fotos de las diferentes actividades que se realizan alrededor del mundo. 

El Día Mundial de la Diabetes (DMD) es la campaña de concientización sobre la diabetes más importante del mundo. Fue instaurado por la Federación Internacional de Diabetes (FID) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1991, como respuesta al alarmante aumento de los casos de diabetes en el mundo. En 2007, Naciones Unidas celebraron por primera vez este día tras la aprobación de la Resolución en diciembre de 2006 del Día Mundial de la Diabetes, lo que convirtió al ya existente Día Mundial de la Diabetes en un día oficial de la salud de la ONU.

El Día Mundial de la Diabetes es una campaña que presenta cada año un tema elegido por la Federación Internacional de Diabetes para centrarse en distintos aspectos relacionados con la comunidad internacional de la diabetes. Aunque las campañas temáticas duran todo el año, el día en sí se celebra el 14 de noviembre, para conmemorar el nacimiento de Frederick Banting, que, junto con Charles Best, fue quien concibió la primera idea que condujo al descubrimiento de la insulina en 1922.
"Diabetes: Educación y Prevención" es el tema del Día Mundial de la Diabetes para el periodo 2009-2013. La diabetes es difícil. La enfermedad impone ciertas demandas de por vida a las 366 millones de personas que viven con diabetes y a sus familias. Porque las personas con diabetes son responsables del 95% de la atención que necesitan, es de suma importancia que reciban una continua educación diabética de alta calidad a la medida de sus necesidades proporcionada por profesionales de la salud calificados.
El Día Mundial de la Diabetes lo celebran más de 200 asociaciones miembros de la Federación Internacional de Diabetes en más de 160 países de todo el mundo, todos los estados miembros de Naciones Unidas, así como todas las asociaciones y organizaciones, empresas, profesionales sanitarios y personas con diabetes y sus familias.

martes, 13 de noviembre de 2012

video por el día mundial de la diabetes

Quiero compartir con ustedes un video animado realizado por la Federación Internacional de Diabetes (FID) para la campaña por el Día Mundial de la Diabetes 2012. "La diabetes: protejamos nuestro futuro", destaca la importancia de la información y educación en diabetes para todas las personas para evitar el incremento adicional de esta epidemia mundial y asegurar un futuro más saludable para todos.
Para saber más sobre la campaña ingresa a: http://www.worlddiabetesday.org.
Disfrutenlo!!



Categoría:
ONG y Activismo
LICENCIA:
LICENCIA de YouTube Estándar

sábado, 3 de noviembre de 2012

acerca de mi

Hola, me llamo Cath y, definitivamente, soy una chica dulce en todo el sentido de la palabra, pues tengo 36 años y 30 de ellos los he compartido con la diabetes tipo 1.
Fui diagnosticada en julio de 1982, un mes antes de cumplir 6 años (nunca había recibido un regalo de cumpleaños tan original..!).
Esta situación no fue nada fácil, pues alteraron mi itinerario de viaje radicalmente y empecé a vivir en una constante "montaña rusa" sin entender mucho lo que sucedía. Tuve que realizar cambios drásticos no sólo en mi rutina sino en mi vida…una “montaña rusa” de emociones…diría yo, pero eso será motivo para otro post.
Cuando me diagnosticaron diabetes tipo 1 (DM1) mi familia no tenía la menor idea de qué se trataba esta enfermedad. ¿Inyectarle insulina de por vida?...¿qué es la insulina y que efectos secundarios puede tener? Muchas dudas, muchas interrogantes y mucho temor fue lo que se apoderó de mi familia aquel día. Seamos realistas, en Lima, Perú (Sudamérica), en aquellos años, la información no era algo que uno tuviera al alcance de la mano, como en estos días. No había internet, así que ni modo de buscar en google y poder tener una cátedra on-line…eso era impensable en aquellos años (y ojo…que no soy vieja, un poco madura, pero no vieja).
Después de muchos tropiezos, caídas y levantadas, subidas y bajadas - y no sólo hablo respecto a la diabetes - aquí estoy para poder seguir este dulce viaje muchos años más. (Ojala algún día podamos quitarle lo dulce a nuestro viaje, no?).
Comencé a escribir desde niña en cuadernos a manera de diario, y aún lo hago. Soy extrovertida, me encanta bailar, me gusta la música, la playa, una amena conversación, el cine, un buen libro, los detalles (por más simples que estos sean) y reír (aunque confieso que antes lo hacía con más frecuencia, pues tenía menos complicaciones). Y como si fuera fácil, tengo diabetes tipo 1 desde siempre – al menos así lo siento.

jueves, 1 de noviembre de 2012

comenzando...

Hoy finalmente me decidí y aquí estoy, después de ser lectora de muchos blogueros y seguirlos durante algunos años con cierta frecuencia, ahora estoy escribiendo en este espacio. Y que mejor que en el primer día de Noviembre, mes en el cual se celebra el Mes de la Concientización de la Diabetes.
Debo reconocer que lo pensé y lo pensé, le di mil vueltas, lo puse al derecho y al revés y luego lo volví a re pensar...no sé por qué tanto problema. Al fin y al cabo si no resulta, no me inspiro y para remartarla nadie me lee, al menos lo intenté y como dicen no hay peor intento que el que no se hace.
Según Goethe, "Todo comienzo tiene su encanto". Pero para mí, el comenzar a darle forma a mi blog no ha sido del todo encantador.
Los comienzos a veces son complicados, sobre todo cuando se trata de empezar a dibujar trazos de colores, brillantes u oscuros, en una hoja en blanco (bueno...ahora es una pantalla en blanco). Pero lo más difícil - al menos para mi - es definir por dónde empezar.
Es increíble que estando acostumbrada a escribir desde hace muchos años, casi todos los días en mi diario - en el que muchas veces anoto hasta el mínimo detalle - me cueste tanto trabajo terminar un texto para publicarlo en el blog. Y claro, la respuesta es fácil. Cuando uno escribe un diario (ya sea en el modelo de Pucca o Garfield, una agenda, un cuaderno, una laptop o donde sea) es como contarle a la almohada todo lo sucedido, sentido, pensado y deseado (o no deseado también). Cada palabra queda plasmada en una especie de complicidad. Además, nadie nos va a leer. Buen punto ¿no creen?
En este espacio compartiré gran parte de mi vida. Tantos años de convivencia con la diabetes tipo 1 me han hecho experimentar una serie de vivencias las cuales quiero compartir con ustedes que, como yo, conviven con ella día tras día, así como con las personas que tienen un ser querido, un conocido o un amigo dulce.
Quiero que este no sea sólo un lugar para mi, sino para todo aquel que quiera leerme, criticarme, comprenderme, contactarme, corregirme, enseñarme, informarse, aportar, etc. A través de este espacio espero poder ayudar en algo a quienes recién inician este dulce viaje, así como aprender de los que, como yo, se encuentran en este mundo de dulzura desde hace algún tiempo.
Gracias a los que me darán su apoyo dejando sus comentarios, así como a los que no lo hagan. Pues quizá después de leerme nos logren entender un poco más.
Bienvenidos!