día mundial de la diabetes 2016

día mundial de la diabetes 2016

domingo, 31 de mayo de 2015

5 cosas que debemos entender de la bomba de insulina (micro-infusora)

Post escrito por nuestra amiga Mila Ferrer, mamá de Jaime que tiene diabetes tipo 1

1. La bomba de insulina NO es la cura para la diabetes y tampoco nos garantiza mejores niveles de glucosa. La familia o la persona que comience a utilizar esta herramienta, pensando que la bomba de insulina es como tener una varita mágica, que al agitarla SIEMPRE tendremos valores de glucosa en rango, ha comenzado por mal camino. La bomba de insulina es una tremenda herramienta que puede ayudarnos a mejorar los niveles de glucosa y nos brinda mayor flexibilidad en nuestros estilos de vida, teniendo como resultado una mejor calidad de vida. Para lograr esto tenemos que encontrar un buen médico que nos oriente, eduque y apoye en nuestro tratamiento. Tenemos que estar dispuestos a trabajar en equipo con nuestro médico para sacarle provecho a todas las funciones que la bomba de insulina nos ofrece, con la meta de mantenernos dentro del rango establecido, durante el mayor tiempo posible.

2. La bomba de insulina NO significa que tenemos luz verde para comer sin mesura, a toda hora o pensar que si tan sólo hacemos el conteo de carbohidratos y nos aplicamos la insulina correspondiente todo estará bien. Debemos conocer y poner en práctica el conteo de carbohidratos, pero también es importante saber que el tipo de comida tendrá un efecto en la glucosa posprandial. Por ejemplo, no se metaboliza igual un pedazo de pizza de 45g de carbohidratos, que 45g de pasta integral. La grasa y el índice glucémico de los alimentos, también juegan un rol importante en nuestros niveles de glucosa y debemos estar atentos. Además, el comer sin mesura puede provocar, con el paso del tiempo, un aumento de peso, cosa que sabemos debe ser prevenida.

3. Al usar una bomba de insulina NO hay que medirse la glucosa tan frecuentemente, FALSO! Al contrario, en algunos casos es necesario medirse más veces por varias razones. Primero, para asegurarnos que la bomba está trabajando de manera correcta. Recuerda, la micro-infusora es una máquina que puede fallar, la cánula se puede salir o se puede doblar u obstruir, y no podemos olvidar que la única insulina que el cuerpo está recibiendo pasa a través de esa cánula. El pasar mucho tiempo sin recibir insulina provocará hiperglucemia y en ocasiones se podría llegar a cetoacidosis. Pero esto NO debe ser motivo para no utilizar esta gran herramienta, ya que si nos acostumbramos a medir la glucosa con frecuencia, podemos ser proactivos en nuestra terapia y darnos cuenta cuando algo anda mal y corregir el problema antes de que surja una emergencia.

4. Al usar una bomba el manejo de la diabetes será muy sencillo… Hmmm! Tampoco es cierto. No lo hace más difícil, pero necesitamos estar comprometidos a educarnos. Aún no hemos llegado al punto en el que la bomba de insulina tome las decisiones por nosotros y actúe de acuerdo a la necesidad o reacción fisiológica del momento. Mientras tanto debemos darle las directrices necesarias, como por ejemplo saber cuál es el nivel de glucosa, cuántos carbohidratos comeremos, si es necesario dividir el bolo o si necesitamos aumentar o reducir el basal de manera temporera.

5. No es necesario que aprendamos a manejar la bomba de insulina, de eso se encarga el médico, FALSO! Debemos conocer cuales son los “settings” o ajustes que tenemos en la bomba y debemos aprender a identificar cuando es necesario hacer cambios (siempre y cuando esta decisión se haya platicado con tu médico). Al comenzar a usar la bomba de insulina necesitemos la guía de nuestro médico o educador de diabetes, pero con el paso del tiempo debemos conocer cada botón, cada función y debemos saber como y cuando utilizarlas. De que nos sirve tener la bomba de insulina más moderna, si no utilizamos al máximo sus funciones por falta de conocimientos, interés o compromiso.

Si piensas que la bomba de insulina te puede beneficiar y estás comprometido a esforzarte y dar el máximo, te recomiendo que comiences a dialogar con tu médico para saber lo que él te recomienda.

Fuente: Jaime, mi dulce guerrero

domingo, 17 de mayo de 2015

el silencio también habla

Hola a todos, espero se encuentren bien. 
Antes que nada quiero disculparme por no haber publicado nada en el blog durante casi un mes (aunque sí me mantuve algo activa en facebook y twitter aunque no tanto como hubiese deseado). Pero, en primer lugar, habían días en que me sentaba frente a la computadora y la pantalla en blanco permanecía en blanco, por varios minutos...con el cursor esperando alguna respuesta de mi parte, pero sin ningún símbolo o rastro de ideas...así como mi mente.


Y es que hay periodos en los cuales tenemos muchas cosas dando vuelta en nuestra cabeza, pero ninguna se relaciona con nuestra compañera de viaje, la diabetes. 
En segundo lugar, no tenía ganas de "hablar" o mejor dicho escribir, pues mi mente estaba enfocada en otros temas, preocupaciones, situaciones de la vida que a todos nos toca enfrentar y necesitaba tiempo para mi y sobre todo para mi familia. Tiempo para organizar las ideas, buscar respuestas o el mejor camino a seguir para ir desatando esta enmarañada situación, la cual aún sigue latente.

Por ello, se podría decir que he estado en mi propia montaña rusa a nivel personal durante este último mes (y no ha tenido nada que ver con glucosas, niveles de glicemia, carbohidratos, médicos, etc), pero nunca me olvido de ustedes que son el motor para que este blog siga en pie y yo siga compartiendo parte de mi vida con diabetes tipo 1 con ustedes.

¡Gracias por su comprensión y el apoyo de siempre!