día mundial de la diabetes 2016

día mundial de la diabetes 2016

martes, 22 de enero de 2013

etapas de transición

Hola a todos, antes que nada, disculpen por no haberles escrito en estas semanas, pero aqui va: ¡Feliz todo!, ¡Feliz Navidad!, ¡Feliz Año Nuevo! y ¡Feliz Bajada de Reyes! Espero que lo hayan pasado lindo, en familia que es lo más importante y con mucha ilusión de que este 2013 será espectacular en todo el sentido de la palabra.
Estos últimos meses han sido muy agitados a nivel personal y familiar (ya ven que las subidas y bajadas, cambios de dirección - en sentido figurado y literalmente hablando- etc, no sólo suceden con mi compañera de viaje - la diabetes - sino en cualquier ámbito de mi vida). Bueno, después de postear acerca del estrés en épocas navideñas, el estrés se dio una vuelta por casa y decidió quedarse de visita por varias semanas. Lo increíble es que no fue estrés navideño, ni por Fiestas de fin de año ni nada de eso, sino por mudanza. Así es, estábamos dejando atrás una etapa de nuestras vidas y eso, quieran o no, siempre causa una mezcla de sentimientos, ciertos roces, sensibilidad y lo principal bastante TRABAJO, desgaste físico y emocional.
Los últimos días en casa fueron una locura, no tuve ni tiempo de estar en la computadora. Ni responder o escribir unas líneas porque nos la pasamos embalando, botando papeles, documentos, armando cajas, colocándo qué iba en cada una, amaneciéndonos y no precisamente de juerga o de Fiesta, parranda, etc.
Felizmente pudimos disfrutar de una linda Noche Buena con la familia y mis dos amores, mis sobrinas, que fueron las más entusiasmadas! Y es bello verles las caritas de ilusión, sorpresa, alegría y poder todos dar gracias por estar reunidos en una fecha tan importante, disfrutando de la presencia de quienes aún estamos por estos lares y recordando con mucho amor y alegría a aquellos que se nos adelantaron en partir.
El 25 fue algo diferente (por no decir totalmente diferente a otros 25 de diciembre), pues nos quedamos en casa embalando hasta el 2 de enero que seguimos guardando y embalando sin parar. Tuvimos nuestra propia montaña rusa en casa, pues no sólo fue la locura de embalar, guardar, donar, etc (es increíble la cantidad de cosas que puede tener una casa en la que se ha vivido 28 años!!, realmente insólito)...sino los sentimientos que despiertan el dejar un lugar en el cual has vivido por 28 años, que ha sido tu hogar por tantos años; que te ha regalado momentos inolvidables, vivencias (de  todo tipo), experiencias (de todo calibre) y si alguna vez alguno de ustedes le ha dicho adiós a la casa que los vio crecer entonces entenderán un poco a qué me refiero. Esa mezcla de sensaciones, sentimientos, recuerdos y al final espacios vacíos y una pila de cajas arrimadas en una esquina listas para ser llevadas a su lugar de destino, un depósito. Este es otro de los pasos que marcan una etapa de transición en nuestras vidas. Y digo transición porque aún no estamos en la que será nuestra nueva "guarida" y por ese motivo seguimos en etapa de cambios, movimientos de un lado a otro (cual satélites orbitando las calles de Lima) y sin un espacio propio, nuestro.
Obvio, que todo esto es parte de la mudanza, esa transición que hemos decidido realizar. Y ahí viene ese poder de adaptación que debemos desarrollar para no volvernos locos y no alocar a quienes nos están dando asilo por este espacio de tiempo.
Una de las cosas más difíciles para mi fue no contar con INTERNET. Estuve totalmente desconectada del mundo, el colmo, no? ...digo el colmo porque el sentirse desconectada del mundo por no tener conexión a internet es bastante dependiente...y así me sentí durante esos largos días (se me hicieron interminables) hasta que conseguí internet inalámbrico y todo volvió en parte a la normalidad. Quizá lo único que no ha sido ideal, es que nos hemos tenido que separar entre una casa y otra, pero al final creo que el balance será positivo, muy positivo.
Ahhhh un detalle, el Año Nuevo, sí lo celebramos en familia y con amigos, muy buenos amigos brindando en la que hoy ya no es nuestra casa. Nuestro último año nuevo en nuestra antigua casa...brindando por una nueva etapa en nuestras vidas, muchos cambios y un 2013 lleno de nuevos sueños, retos, proyectos y alegrías.

2 comentarios:

  1. Me gustó mucho, Catherine! tu texto es ágil, entretenido, se lee rápido, bueno además, te cuento que yo pasé por eso, cuando vendimos la casa de mi niñez justo en diciembre y también nos pasamos navidad y año nuevo llenos de cajas, da pena dejar la casa en la que has pasado tantas cosas, pero bueno, hay cambios en la vida, yo no sé, en fin, voy a pasar más seguido por aquí. Felicitaciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que te hayas dado una vuelta por acá y te haya gustado. Gracias por tus comentarios, me sirven mucho, pues así sé que voy por buen camino y qué cosas debo mejorar. Te espero más seguido por estos lares.

      Eliminar

Dejanos tus comentarios. Así nos ayudas a mejorar cada día. Gracias!